jvns

Sé un respiro de aire fresco

Enseña estas cosas, y diles a todos que las obedezcan. No permitas que nadie te desprecie por ser joven. Al contrario, trata de ser un ejemplo para los demás cristianos. Que cuando todos oigan tu modo de hablar, y vean cómo vives, traten de ser puros como tú. Que todos imiten tu carácter amoroso y tu confianza en Dios.«

1 Timoteo 4:11-12 (TLA)

Nuestro comportamiento, que es nuestra conducta y nuestra actitud. Es como te manejas mientras caminas en la vida. Eres llamado a mostrar un buen mensaje en tu vida, pero no puedes enseñar un buen mensaje con una mala actitud.

Filipenses 2:3-4 dice: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás». El mundo dice que necesitas estar interesado en tener la atención, pero el Reino de Dios nos llama a estar interesados en los demás, esto debido a que ya has aceptado a Jesús en tu corazón. La actitud con la que vas a la escuela, tu casa o con tus amigos tiene la habilidad de socavar o mejorar el mensaje que quieres enviar. Pablo, el escritor de Filipenses, nos enseña que debemos de ser un respiro de aire fresco. ¿Es así como las personas describen tu actitud? ¿Eres un respiro de aire fresco o tu actitud drena a las personas en tu vida? Filipenses 2:14-15 dice, “Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento […]” El sobresalir comienza con nuestra actitud, si quieres sobresalir, entonces aléjate del drama. Cuando tus papás te piden hacer una tarea, hazlo con una sonrisa. Cuando la angustia viene, toma la decisión de gozarte. Una actitud alegre no niega la realidad, define la realidad. Di: “Esto es difícil y me lastima, pero yo sirvo a un buen Dios, entonces yo sé que todo estará bien”. Ese tipo de actitud envía un poderoso mensaje.

Si sabes mucho de Biblia pero le viras los ojos a tu mamá cuando pide de tu ayuda, estás mandando un mensaje erróneo en tu vida. Si no faltas a ningún grupo de amistad, al servicio o a la iglesia pero fallas en llevar lo mejor de ti a la escuela, estás mandando un mensaje erróneo. Colosenses 3:23 dice, “[…] no te limites a hacer lo mínimo que te permita salir adelante. Haz tu mejor esfuerzo. Trabaja desde el corazón para tu verdadero Maestro, para Dios, confiando en que recibirás el pago completo cuando entres en tu herencia […]” Pon tu corazón y alma en el trabajo que Dios tiene para ti hoy. Aun cuando estés lavando ropa, lavando los trastes o estudiando química, hazlo para el Reino. Por último dejame hacerte las siguientes preguntas: ¿Cuál es un área en tu vida donde no has llevado la mejor actitud y porque ha sido así? Lee Gálatas 5:22-23, “En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas”. ¿Cuál de esas actitudes vienen más fácil a tu vida? ¿Cual o cuales necesitas pedirle a Dios que te ayude a desarrollarlas para que puedas enviar un mensaje más fuerte en tu vida? Duante lo que quede de la semana, proponte contestar ¿para quién puedes ser un respiro de aire fresco?

 

Por Carlos Gamboa